Somos Liberté, un emprendimiento 100% autogestionado por presos en la cárcel de máxima seguridad de Batán y desde 2021 formalmente una cooperativa.

Iniciamos actividades en 2014, con el objeto de cubrir necesidades básicas tales como trabajo, estudio y capacitación, recreación, alimentación y otras actividades tratamentales.

Hemos ido logrando cada uno de los objetivos que nos planteamos, y creciendo progresivamente en cantidad de integrantes, aumentando de dos integrantes al inicio, a unas doscientas personas en la actualidad.

Todos estos pequeños logros son gracias a la autogestión, la cual consideramos es el camino o al menos el que nosotros hemos encontrado para mejorar la calidad de vida y recuperar dignidad. 

Todo esto no sólo es trabajo de los integrantes de Liberté sino también de una gran red de personas e instituciones confiando y creyendo en nosotros.

También hemos podido avanzar frente a serios impedimentos, a través del diálogo y esto nos condujo a constituirnos en parte fundadora y activa del Comité de Prevención y Solución de Conflictos de la cárcel de Batán.

Nuestras actividades se nuclean en marroquinería, carpintería, herrería, almacén de ramos generales, artesanías, apicultura, huerta orgánica, biblioteca, aula de capacitación y servicio de tareas restaurativas para los protocolizados (comité).

Contamos con el padrinazgo del Juez, hoy fallecido, Mario Juliano (Asociación Pensamiento Penal) y Josefina Ignacio, además fuimos declarados de Interés Nacional por el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura. Contamos con el acompañamiento de la Procuración Penitenciaria de la Nación (PPN). Nos apadrina en nuestro camino cooperativo la Federación Argentina de Cooperativas de Crédito (FACC). El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) nos impulsa con el programa proHuerta. La Universidad Nacional de Mar del Plata nos brinda los mecanismos educativos tan necesarios. Y muchas otras personas y organizaciones que en el día a día permiten que Liberté crezca.

El incentivo emocional que cada día a la mañana nos llena de energía para seguir soñando son nuestras familias y nuestrxs amigxs.

Y desde, lo que muchxs dicen “el polo opuesto”, nos llega el amor que tanto necesitamos para restaurar nuestros corazones, las víctimas que comparten el mismo sueño y trabajan con nosotros en cada proyecto que iniciamos, ellxs son la agrupación  Víctimas por la Paz.

Esto es lo que hacemos

Introducción

label

Objetivos

Cooperativa